La importancia del cuento como elemento educativo

Concebido como herramienta educativa desde sus orígenes, que mantiene hasta nuestros días, el cuento, como todo, ha evolucionado a lo largo de la historia.

En un mundo lleno de potenciales peligros para los más pequeños, el cuento se tornó un magnifico elemento de disuasión ante determinadas acciones, ir solo al bosque, hablar con desconocidos, acercarse al lobo… Eran enseñanzas encaminadas a evitar posibles daños, el cuento empezaba mal para acabar peor, normalmente con el pequeño protagonista entre las fauces de un lobo feroz.

Los tiempos han cambiado y ya no se ve tan necesaria la figura peligrosa dentro del cuento, ahora los autores prefieren mostrar una actitud positiva ante los retos de la vida, inculcar valores positivos o simplemente hacer pasar un rato agradable y divertido.

Igual que antes, los cuentos constan de tres partes:

Introducción. Donde el autor nos presenta unos personajes y una trama.

Nudo. La cosa se complica, pasa algo que cambia el estado inicial presentado en la introducción.

Desenlace. Las aguas vuelven a su cauce gracias a la intervención de alguien.

Desgraciadamente, el cuento también ha servido para prolongar y extender a las nuevas generaciones situaciones poco favorables, los cuentos de princesas en los que una chica no puede resolver los problemas y ha de esperar al príncipe están a la orden del día. Hacer que nuestras niñas sueñen con un príncipe azul desde su más tierna infancia, no ayuda a crear una nueva generación de mujeres fuertes e independientes.

Antes de leer un libro a un niño, u ofrecérselo para que lo lea, deberíamos leerlo nosotros con una actitud crítica. Muchas veces, un libro, en principio no demasiado pedagógico, se puede tornar un elemento de discusión fantástico. En un cuento como el de La Bella Durmiente, se puede discutir con el niño que las brujas, hadas y dragones no existen, que tienen su origen en la imaginación de alguien y que igualmente el mismo puede crear sus personajes imaginarios, dando pie a una nueva actividad, como pintar dragones inventados por él mismo.

Por último me gustaría resaltar el papel que juega el cuento en el desarrollo de la afectividad, empezamos con el bebé en brazos mirando un cuento y preguntándoles qué es esto, qué es lo otro…pasamos a tumbarnos con ellos en la cama y leerles, cuando son mayorcitos y aprenden a leer  son ellos los que nos leen a nosotros…pues bien, todos esos momentos de relax que pasamos con ellos justo antes de que el día acabe, fortalece los lazos afectivos entre los padres y los hijos.

7 pensamientos en “La importancia del cuento como elemento educativo

  1. ¿A QUIEN NO LE LEYERON UN CUENTO DE PEQUEÑA? EL QUE ESCRIBIO ESTA DEFINICION DE “LA IMPORTANCIA DEL CUENTO” HABRA PENSADO LO MISMO QUE YO Y DIGO a mi tambien ME GUSTA .

Deja un comentario