Las nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías nos han abierto nuevas formas de comunicación, y como toda cosa nueva hay que aprender a usarla, los jóvenes lo hacen deprisa y a los adultos nos cuesta más.

La tecnología cambia tan rápido que se nos escapa y nos cuesta entender que ha cambiado la forma de comunicarse, esto es, la forma de relacionarse. Ni mejores ni peores, diferentes. Yo no cambio por nada del mundo una charla de horas con mi mejor amiga, delante de una buena taza de café, igual que mi hija no cambiaría por nada del mundo su móvil de última generación con el que está chateando con su amiga aunque la tenga a menos de diez metros.

Los jóvenes se comunican por teléfono, por las redes sociales…en un idioma que le da patadas a la lengua castellana (catalana, gallega, vasca, …supongo que también). Igual que mi madre me advertía de los peligros que había en la calle, nos vemos en la necesidad de advertirles de posibles peligros, pero es difícil cuando nosotros mismos no estamos demasiado seguros de lo que hay en la red, porque muchos de nosotros no tenemos ni facebook, ni falta que nos hace.

Considero que no hace falta nadar en un tanque de tiburones para saber que esto es peligroso. Llevamos trabajando unos seis años en internet, con nuestra página de juegos, pensada para críos pequeños, la página de comentarios, en principio era abierta, alguien escribía y se publicaba. Pues bien, al poco tiempo pusimos un filtro, era increíble la cantidad de malas personas (por llamarlos de alguna manera) que intentaban publicar cosas obscenas en nuestra página.

No creo que se puedan poner puertas al campo, pero sí que podemos llegar a acuerdos con nuestros hijos (teniendo claro quién es el adulto). El acuerdo de mínimos podría ser:

  • Solo se usa el ordenador unas horas determinadas al día.
  • El ordenador está siempre en el salón en un sitio visible donde los padres lo podamos ver de paso.
  • Prohibición de comunicarse con alguien al que no se conozca, aunque sea amigo de un amigo, y mucho menos quedar con ellos.
  • Nunca dar datos personales a través de la red (dirección, teléfono…).

Conozco a gente que se ha creado una página de facebook y que se ha hecho amigo de su hijo sin que él lo supiera. Así sabe que habla su hijo con otros amigos. No me parece bien, aunque  no se lo reprocho. Cada uno se busca la vida como puede.

Como decía, no me parece bien, tenemos que aprender a confiar y ellos tienen que ir madurando. Es un equilibrio muy delicado: si no los dejamos crecer, crecerán a nuestro pesar. Tenemos, desde que cumplen los 12, más o menos, hasta que cumplen los 18, más o menos también, para dejar de tener un niño y darle la bienvenida a un adulto. Son seis años cruciales, de los que dependerá en gran medida  su vida como adulto. Es una gran responsabilidad, vamos a  ir soltando esa mano que les ha acompañado toda la infancia, sin prisas, que nunca fueron buenas, pero sin pausa.

En fin, como conclusión, que el que crea en Dios que rece y al que no, que la suerte le acompañe.

4 pensamientos en “Las nuevas tecnologías

  1. muy bueno el blog!!!!necesito que manden cosas buenas en actividaes de la nueva tecnologia a mi blog , para chicos como ustedes, pero con capacidades diferentes!!!ellos lo necesitan y estaran por siempre agradecidos!!!gracias

Deja un comentario