El juego de la Democracia


Había una vez, en un lejano país, un rey bueno que respetaba la tradición y honraba a sus ancestros.

El buen rey casó con una buena mujer de la aldea y juntos formaron una buena familia, primero llegó al mundo Felicidad, después llegó Mercedes y, a la tercera la llamaron Linda… cada vez que eran bendecidos con un nuevo retoño mayor era su felicidad.
Un día, a principios de otoño, llegó a sus vidas Benjamín, que como sus hermanas hizo muy feliz a sus padres con su nacimiento.

Cada hijo del rey tenía un don que lo hacía especial, como todos los niños del mundo, Felicidad era una niña responsable e inteligente, Mercedes amable y Sigue leyendo